Ser protagonista de tu propia historia.

Te propongo algo: vamos a soñar y dejar volar nuestra imaginación.

¿Qué te gustaría vivir? Imagina un cuento, una historia, inventa una increíble epopeya donde el héroe o la heroína eres Tú.

¿Recuerdas cuando niño solías soñar con ser un héroe o heroína y salvabas al mundo? Cuando te ponías una capa o una mascará o simplemente en tu imaginación vestías un uniforme y era suficiente para alegrar tu corazón, tener esperanza, ver una vida sin tantos problemas.

Processed with VSCOcam with t1 preset

No te digo que no hay problemas, que no hay desafíos, caídas o sinsabores. Que tenemos que esforzarnos, estudiar, dedicarle tiempo, sacar nuestras mejores armas o habilidades para sobresalir.

Sí recuerdas como jugabas, ahora lo vas a ser consciente de lo que realmente quieres y deseas vivir. Dejemos al lado las limitaciones, las limitaciones de edad, lugar, preparación, etc.

No pienses por unos 5 minutos en todas las limitantes o en lo loco que puede ser. Por 5 minutos date la plena satisfacción de ser un niño nuevamente. ¡Inténtalo!, ¡Vamos!, ¿Hazlo una vez, solo una vez! Y al terminar olvidado, ya no lo recuerdes. Solo siente tu corazón, siente la satisfacción de haber hecho algo extraordinario, la alegría de tener una vida de ensueño.

Y te vas acordar de mí cuando esa pequeña historia se va a empezar hacer realidad en tu vida, ya que el sentir ese sentimiento de alegría y felicidad es lo que da vida a los sueños, le da movimiento al universo, es el combustible de nuestros sueños en hacerse realidad.

Pero, ¡Inténtalo una vez! Dame el beneficio de la duda.

Hazlo como si de ello dependiera tu vida.

¿Qué pierdes con intentarlo?

Y créeme, al decirte que puedas ganar mucho al hacerlo.